TEXT: ARS ELECTRONICA 2008, breve crónica sesgada en 4 puntos…, by Raquel Herrera

(Spanish only)

No pretendo hacer esta mi primera crítica de Ars Electronica con intención exhaustiva. Durante una semana, multitud de exposiciones, charlas y actuaciones se acumulan con tal intensidad que sólo un robot Data o C3PO podría asimilarlas todas. Así que voy a tratar de hablar de lo que más me llamó la atención, esperando que mis comentarios puedan resultar instructivos para los que, como yo, tenían una vaga idea de lo que se cuece en Linz.

1) GENTE EXTRAÑA QUE HACE COSAS EXTRAÑAS CON ELECTRICIDAD EN UN LUGAR EXTRAÑO

La ciudad de Linz no alcanza los doscientos mil habitantes, y sin embargo reúne algunos de los edificios más vanguardistas de nuestro continente, como el Lentos Art Museum, que se ilumina de colores por la noche, o el Ars Electronica Center Museum of the Future que se está reconstruyendo junto al río para 2009.

La información de prensa cifra los visitantes en más de 350.000, y sin embargo este cosmopolitismo contrasta con la permisividad “latina” en el binomio consumo callejero de alcohol + bares ahumados, así como la escasa presencia del inglés oral entre los informadores y del inglés escrito en los menús de los restaurantes. Estos elementos parecen más característicos de una ciudad de provincias dedicada a atender sus propias necesidades que a ocuparse de una nutrida comunidad de extranjeros, pero como vengo de esa Barcelona que parece la meca del turismo de masas pienso, ¿quién puede culparles?

En cualquier caso, en esta edición han destacado tanto los españoles que han (hemos) llenado los aviones de Ryanair (en modo visitante o en modo premiado como los autores de la Reactable o la serie de esculturas aumentadas de Pablo Valbuena) como los japoneses (presentes en una exposición destacada, Hybrid Ego, que ensalza una vez más el gadget artístico a mitad de camino entre el prototipo industrial y el adult toy).

Con lo que llegamos a renegar de los pabellones nacionales en el mundo de las bienales, resulta curioso que el orgullo patrio pueda aflorar de tal manera ante un festival de arte electrónico, pero en fin, es la gente que mejor conoces, y todos esperan que estos premios sirvan para disparar las (necesarias) subvenciones y ayudas de las instituciones nacionales.

Lentos Art Museum
http://www.lentos.at/en/

Nuevo Ars Electronica Center
http://www.aec.at/en/neubau/

Reactable
http://reactable.iua.upf.edu/

Augmented sculpture series de Pablo Valbuena
http://www.pablovalbuena.com/

Hybrid Ego
http://www.aec.at/en/festival2008/program/
content_event_projects.asp?iParentID=14489&parent=14384

2) DULCE ESPERA

Y no lo digo (solamente) por los colosales helados que los habitantes de la ciudad devoran con fruición (pese a que merendar a las dos o tres de la tarde resulta algo difícil de digerir para la tardía mentalidad mediterránea), sino porque todas las esperanzas parecen puestas en 2009, cuando coincidan la celebración del 30 aniversario del festival y de Linz como capital cultural europea.

Es decir, que es muy posible que la programación que haya visto, variopinta pero carente de fuegos de artificio, responda a una necesidad de economizar y guardar la ropa inédita en los años más exitosos del festival. Incluso el tema de esta edición, la nueva economía de cultura o cómo la cultura digital de nuestra época afecta a los derechos de autor, ha quedado muy deslucido no solamente porque no sea un tema nuevo (gurús como Richard Stallman o Lawrence Lessig llevando años desgastándolo en las salas de conferencias de todo el mundo), sino porque el abanico de temas del conjunto disgrega y tiende a diluir una sola idea común.

Pese a ello, destaco un par de apuntes: la variedad de software pese a la preeminencia de las instalaciones (según me han comentado, en otros años parecía que todos los artistas trabajaban literalmente con el mismo molde), y la multiplicidad de instalaciones reactivas y no interactivas (como tienden a llamarlas), ya que no cambian más allá de una primera reacción desencadenada por la participación del público.

Después de llenarnos la boca durante años con la palabra interactividad (y haberse organizado incluso un simposio temático durante esta edición del festival), puede que al final resulte cierto que habría que ponerse quisquillosos con la distinción entre interactivo y reactivo, como se dio en el “desliz lingüístico” de la exposición Feedback, comisariada por Christiane Paul para Laboral (Gijón, España).

Linz capital europea de la cultura 2009
http://www.linz09.at/en/index.html

Tour global de presentación de Linz y Ars Electronica 2009
http://www.80plus1.org/

“A New Cultural Economy: The Limits of Intellectual Property”, tema principal de Ars Electronica 2008
http://www.aec.at/en/festival2008/theme/first_statement.asp

Conferencia “Interaction, Interactivity, Interactive Art – a buzzword of new media under scrutiny” en Ars Electronica 2008
http://www.aec.at/en/festival2008/program/
project.asp?parent=14380&iProjectID=14426

El “desliz lingüístico” de Feedback (véase punto 3 del correo)
http://www.jiscmail.ac.uk/cgi-bin/
webadmin?A2=ind0704&L=new-media-curating&T=0&F=&S=&P=2712

3) AMOLAMÁQUINA
“Aunque ella no me comprenda.
O ellos no la comprendan.
Bah, que se apañen.”

Estos pensamientos nada racionales parecen subyacer en muchas ocasiones bajo la pátina de debates tecno-científico-artísticos relativos al funcionamiento, comunicación y comprensión de obras cuyos componentes tecnológicos han de conocerse y entenderse para captar lo que pretenden trasmitir.

El énfasis en los procesos no se presenta solamente en el arte tecnológico, pero es en este caso donde probablemente alcance su máxima manifestación, relevación u ofuscación, depende como nos llevemos con la obra, pieza o proyecto en sí.

Respecto a esta misma cuestión, la gente de Near Future Laboratory no ha tardado en publicar un gracioso listado con los 15 criterios principales que definen el arte interactivo o de nuevos medios, entre los cuales, como era de esperar, aparece que la pieza no funcione, que público y comisarios no la comprendan y desdeñen y que se pida al artista que no se separe de ella en ningún momento para explicarla.

Nada nuevo bajo el sol en el mundo del arte contemporáneo (en todo caso, a los “tradicionales” problemas del arte contemporáneo se suma la complicación tecnológica), aunque debo decir que en muchos casos las obras de esta edición de Ars Electornica sí se seguían o por lo menos intuían. Pero como estos textos suelen escribirse por algo, supongo que su autor tuvo en mente la exposición Ecology of the techno mind (artistas de la Kapellica Gallery, Liubliana, Eslovenia, en el Lentos Museum), donde sencillamente no se entendía nada.

Sí, me he leído el texto curatorial donde habla de la pertinencia de utilizar los términos “ecología” y “mente tecnológica” para referirse a piezas abiertas más cercanas a un teatro o concierto que a una obra concluida en la medida en que “disparan” estímulos, pero francamente, creo que tales estímulos quedaban reconcentrados en puestas en escena gélidas que no comunicaban significados evidentes ni connotados. La ausencia absoluta de carteles informativos en la sala tampoco ayudaba mucho.

“Top 15 Criteria That Define Interactive or New Media Art” de Near Future Laboratory
http://www.nearfuturelaboratory.com/2008/09/05/
top-15-criteria-define-interactive-or-new-media-art/

Ecology of the techno mind en el Lentos Museum
http://www.lentos.at/en/45_1843.asp

4) 8 COSAS QUE HACER EN ARS ELECTRONICA CUANDO ESTÁS VIVO

En un festival de las dimensiones de Ars Electronica resulta inevitable encontrar algo del interés personal o profesional. Resulta muy tentador sentirse atraído en exclusiva por las secciones más publicitadas como las de ganadores o nominados a premios Cyberarts o por los niños prodigio (menores de 19 años que crean con tecnología) en la sección U 19, pero espero que mi selección pueda tener cierta relevancia dentro de lo más “popular”.

1) a plaything for the great observers at rest (Normichi Hirakawa, JP, premio de arte interactivo). Según como te desplaces en un círculos adoptas una posición geocéntrica o heliocéntrica. Estupendo material para niños o adultos.

2) touched ego (Markus Kison, DE, mención honorífica de arte interactivo). Al inclinarse en un balcón y taparse los oídos, el visitante siente el ruido de los bombardeos B52 sobrevolando por encima de su cabeza y tirando bombas en la ciudad de Dresde a imitación del famoso ataque de 1945. Auque uno no haya leído “Matadero cinco” de Kurt Vonnegut, es imposible no conmoverse.

3) levelhead (Julian Oliver, NZ/ES, mención honorífica de arte interactivo). Medio mundo anda loco con el cubo de Oliver. Al mover el cubo tienes que desplazar correctamente una figura humana por entornos dignos de Escher.

4) Samplingpong (Jörg Niehage, DE, mención de honor música digital). Un mantel de picnic cubierto de cacharros (chatarra, juguetes de plático, válvulas de aire comprimido) combinados con cables y tubos. Al tocar un ratón (de ordenador), los cacharros se convierten en instrumentos musicales. Un golpe de aire fresco low-tech después de que Björk se interesara por la Reactable y los barceloneses nos la encontráramos hasta en la sopa.

5) Optical Tone (Tsutomu Mutoh, JP, mención honorífica de arte interactivo). Sinceramente, no estoy segura de que sea arte, pero es una de las instalaciones más relajantes que me he encontrado jamás: al tocar y mover unas bolas cambian de color y cambian asimismo los colores de las paredes que las rodean, pintadas en RGB.

6) Gedankenprojektor (Alien Productions, AT). El Landesgalerie Linz (un museo austríaco tal y como lo había imaginado: techos altos y abovedados, impresionantes escalinatas, frescos y demás) ofrecía un experimento-instalación tan inquietante como sugerente: dos paneles proyectaban la córnea y el ojo de quien se colocaba en un aparato optométrico. Las imágenes oculares se complementaban con imágenes pregrabadas que pretendían recrear la imaginación del participante, y con música igualmente hipnótica. Al terminar, te daban un password y una URL donde consultar la imagen de tu ojo. Francamente, casi me apetece hacerme un póster.

7) Diorama Table (Keiko Takahasi, JP) Objetos cotidianos como cuerdas, cucharas o tazas hacen aparecer imágenes de trenes, coches, árboles en una superficie plana convertida en el escenario de una película de animación. No es una obra nueva de esta edición, pero si tuviera hijos seguro que los llevaría a verla.

8) Actuaciones de “Sonorous Embodiment” (7 de septiembre, piezas de Elliot Carter y Michel van der Aa interpretadas en la Brucknerhaus). El domingo por la noche es tradición que el festival acoja una maratón de conciertos de estilos musicales variados que, para evitar que el público se aburra, se realizan en diversos espacios de la ciudad y se conjugan con llamativos visuales (aunque de calidad irregular, todo hay que decirlo). Me gustaron especialmente los dos conciertos basados en compositores contemporáneos de música “clásica”, y me desentonó bastante la soprano Pamela Z, que, acompañada de electrónica, parecía aquella criatura fantástica de El quinto elemento de Luc Bresson, a quien no echo nada de menos.

Cyberarts
http://www.aec.at/en/festival2008/program/
content_event_projects.asp?iParentID=14429&parent=14386

U 19
http://www.aec.at/en/festival2008/program/
content_event_projects.asp?iParentID=14560&parent=14384

a plaything for the great observers at rest
http://counteraktiv.com/wrk/ap/

touched ego
http://www.markuskison.de/touched_echo/

levelhead
http://julianoliver.com/levelhead

Samplingpong
http://www.schroeder-niehage.de/samplingplong.html

Optical Tone
http://mutoh.imrf.or.jp/

Gedankenprojektor
http://alien.mur.at/gedankenprojektor/ausstellung.php?lang=en

Diorama table
http://www.th.jec.ac.jp/~keiko/diorama/dioramaframe.html

“Sonorous embodiment”
http://www.aec.at/en/festival2008/program/project.asp?iProjectID=14460

… Y DOS PREGUNTAS PARA LA POSTERIDAD:

Una personal: ¿Por qué la mayoría de piezas que me gustaron entran en la categoría de “arte interactivo”?
Y otra profesional: ¿Por qué el arte tecnológico no puede ser discursivo?

Hasta la próxima edición.