TEXT: ARCO 2009, Meditaciones en una (supuesta) catástrofe, by Raquel Herrera

Vacas flacas

Coincidiendo con la celebración de la feria de arte contemporáneo ARCO 2009, la ciudad de Madrid se llenó de vacas multicolor a modo de esculturas urbanas que algunos incívicos se dedicaron a estropear. Quizás su actitud destructiva no se viera exclusivamente motivada por la eterna pulsión humana que incita a destruir el mobiliario urbano, sino también con el sentir general expresado en una frase: estamos en crisis.

Pero igual que los metrosexuales o la dieta mediterránea, la palabra crisis (más allá de los despidos laborales masivos o el descubrimiento de timadores a gran escala tipo Brad Madoff), tiene también algo de cliché cuando, antes de que llegue el desastre, las ferias de arte contemporáneo echan el telón de la austeridad y se llevan las manos a la cabeza antes de ver el resultado de ventas.

Según comentó su directora Lourdes Fernández en la rueda de prensa celebrada en Barcelona, la feria empezó a prepararse hace más de medio año, con lo que los cambios (como la ubicación de los pabellones o la ausencia de notables galerías internacionales) no responden exclusivamente a una política de contención sino al propio devenir y gestión de estos eventos.

En cualquier caso, el arte digital no se vio favorecido por la coyuntura: aunque no culpo a la crisis de la situación, pues en su trayectoria el espacio Expanded Box ha demostrado que oscila entre el videoarte más propio de la galería y ciertos intentos de introducir “otro tipo de arte tecnológico” cuyo único vinculo con el videoarte es el de generar imágenes sintéticas, sí que es cierto que si el mercado del arte contemporáneo tienden a apostar por un arte digital “espectacular” (en forma de instalaciones o performances de grandes dimensiones) para asegurarse notoriedad y ventas, éste brillaba por su ausencia en la edición actual.

En la caja expandida, los proyectos oscilaban entre las propuestas de videoarte de la mano de la comisaria Carolina Grau y las instalaciones más vinculadas a los presupuestos del arte digital escogidas por Domenico Quaranta. En este último caso, había “caras conocidas” como At My Limit: In the Name of Kernel de Joan Leandre (galería Project Gentili, Italia), centrado una vez más en “reconstruir” entornos de software, The EKMRZ trilogy de Ubermorgen (galería Fabio Paris Art Gallery, Italia), donde diversos medios se mezclaban para alterar las interfaces de tres macrocorporaciones (un planteamiento también conocido, y pese a ello galardonado con el premio BEEP) o el Unprepared piano de Thomson & Craighead (galería ARCProjects, Bulgaria), que se encargaba de reproducir aleatoriamente pistas musicales de una base de datos de música MIDI en línea (lo que no suscitaba demasiado entusiasmo entre los transeúntes que se encontraban el piano… inerte). En términos de novedades, me hizo gracia el hula-hop-brújula de Lawrence Malstaf (Galerie Fortlaan, Bélgica) que quizás no tenga mucho más que aportar, pero podría dar pie a ideas interesantes si se empleara no solamente como “herramienta”.

Mención aparte merecerían las proyecciones de videoarte-que-no-quiere-serlo-pero-es-cine-o-igual-videoarte-ay-no-lo-sé-pero-quiero-que-sea-arte-a-fin-de-de-cuentas en la sección estudio: Pierre Bismuto, Elija-Liisa Ahtila y Jaime Rosales eran los invitados, pero no coincidí con los horarios de programación de estas actividades.

En el resto de la feria, la sensación general que obtuve fue que o bien sólo miro hacia donde me interesa o los artistas siguen apostando por fórmulas que funcionan para algunos. Todos tenemos debilidades: me gustan los morenos, me gustan las rubias, quiero chocolate, otra copita más, y en arte ocurre exactamente lo mismo. Lo digo porque, una vez más, me reí viendo como unos robotitos (MI y MII, de Jorinde Voigt) con pinta de aspiradoras peinaban el espacio de la GALERIE KLÜSER 2).

Idéntico interés suscitó en mí la motocicleta modelo Purple Rain del artista Liu Hui (Tang Contemporary Art, China), presentada como proyecto individual en un rincón oscuro de uno de los pabellones: la motocicleta estaba rodeada de cables y la iluminaba una potente luz roja tan chillona como subyugante. Asimismo, Rafael Lozano-Hemmer presentó una cuadrícula de pequeñas imágenes pseudo pornográficas cuyo movimiento continuo sugería más un juego de luces que un mandala espiritual. Sé que Lozano-Hemmer se considera muy mainstream (y lo entiendo), así que supongo que es mi equivalente tecnológico a un George Clooney que te convence incluso anunciando café expreso.

Y ante la pregunta, ¿pero esta edición no estaba dedicada a la India?, la respuesta es que sí, pero, en el conjunto no se percibía especialmente. O mejor dicho, ¿cómo trascendemos, una vez más, la tensión poscolonial entre una expectativa de arte folclórico y la presencia de arte contemporáneo global que no podemos vincular a ninguna idiosincrasia nacional? La sala de exposiciones municipal Alcalá 31 trató de encargarse de esta cuestión con la exposición Cultura popular india y más allá: los cismas jamás contados, pero la brecha siguió allí: muy ilustrativa respecto a la historia del collage de estilo pop, pero muy poco respecto a lo que ha ocurrido entre la descolonización y los documentales actuales que, en el mejor de los casos, tratan temas globales representativos del habitual videoarte no ficcional.

Fragmentos de VIDA

Por fin tuve ocasión de visitar el MATADERO de Madrid, ese espacio enorme brutalista que jamás tendremos en Barcelona (básicamente porque no tenemos sitio, a no ser que lo instalemos a 60 km de la ciudad y pongan autocares para ir venir). Las salas eran tan grandes, frías, y estaban tan rotas, que me temo que cualquier cosa habría quedado genial en ellas. Pude ver la exposición Fuegos fatuos de Daniel Canogar, un nuevo conjunto de cinco instalaciones de luces donde utiliza residuos electrónicos. El folleto reza que con estas instalaciones se alude al pasado del Matadero y a la memoria de los residuos. Pero yo, que desde que leí a Kurt Vonnegut me puse una especie de escudo para tomar distancia entre los mataderos y la memoria histórica, lo que vi fue un conjunto de instalaciones altamente sugerentes que por fortuna no me recordaban a los árboles de Navidad, sino a la naturaleza o perversión del mundo natural (y ahí reconozco que Canogar siempre me gana).

En relación a los premios VIDA 11.0, dejé que se me cayera la baba con la instalación ganadora Hylozoic Soil, de Philip Besley y Rob Gorbet, un bosque artificial que reacciona ante la presencia humana (es decir, las extremidades de las hojas se curvan al pasar). Mi descripción siempre resultará burda porque el movimiento de las hojas es sutil y delicado (y atractivo para cualquier edad, a juzgar por la variedad de personas que visitaban la instalación). Menos impactante, pero muy meritoria era también la instalación Birds de Chico MacMurtie (tercer premio): lo digo porque la idea de fila de patas de madera que empiezan a moverse cuando la primera de ellas empieza a moverse al detectar una presencia es fantástica, pero el resultado no acaba siendo tan llamativo.

El resto de premiados, a mitad de camino entre la proyección de imágenes abstractas de sujetos (segundo premio para Performative Ecologies, de Ruairi Glynn) y los globos con vida propia (mención honorífica de la edición anterior para Alavs 2.0., de Jed Berk) no me llamaron tanto la atención. Lo que sí pude constatar es que el arte reactivo (que no interactivo, porque reacciona a estímulos pero no se ve sustancialmente modificado por ellos) goza de buena salud, y que, dado que es casi una convención en las instalaciones, quizás el arte vinculado a preocupaciones está consolidando fuera del museo tradicional lo que el museo tradicional ya ha abrazado en instalaciones de artistas conceptuales (estoy pensando en la exposición de Cildo Meireles en el MACBA al escribir esto último).

Fuera de ARCO

Fuera de ARCO, la vida seguía como siempre: hacía sol, y los museos habían preparado cierta artillería para la ocasión (Francis Bacon en el Prado, retrospectiva de Eulàlia Valldosera en el MNCARS). Sobre esta última, me gustaría comentar que me pareció curioso su acercamiento al mundo doméstico a través de carritos de supermercado que empujados daban a pie a determinadas imágenes, o sus botellas de productos de limpieza que ofrecían confesiones sonoras (aunque a mi gusto demasiadas), pero lo que más me gustó sin duda alguna fue el vídeo de la sala del final donde diversas mujeres (emigrantes en España) hablaban sobre los objetos que les importaban. Un vídeo “tradicional” sobre tres historias tanto o más interesante que el uso de sensores. Me estaré haciendo muy mayor, digo yo.

¿Qué será, será?

El futuro es vago: no sabemos si ARCO caerá víctima de la crisis económica o si se mantendrá al flote cuando el pánico deje paso al realismo. En cualquier caso, la coyuntura económica ha despertado en España (y asumo que también globalmente) el interés de políticos y particulares en un término, al parecer, no lo bastante explotado: la innovación. Esa innovación se traduce a grandes rasgos en explotar las virtudes de ambos sistemas (el público, basado en ayudas a la creación, y el privado, basado en la continuidad entre producción artística y generación de productos) y en fomentar el desarrollo de los “emprendedores” tradicionalmente adscritos al ámbito empresarial.

Con un ARCO patrocinado hasta las cejas por la firma de moda MANGO, ahora conviene preguntarse si estas actitudes “innovadoras” van a trasladarse también al resto de centros de arte, si Madrid va a fomentar aún más el comportamiento emprendedor que etiqueta a profesionales del arte como proveedores de servicios, y si en definitiva el arte tecnológico (que en la mayoría de unos casos, y tras la resaca del net art, requiere una fuerte inversión para llevarse a cabo) va a poder aprovecharse de esta actitud sin complejos respecto a las relaciones entre arte y economía.

CowParade
http://www.cowparademadrid.com/tabid/450/Default.aspx

Sección de videoarte Cinema (comisariada por Carolina Grau para Expanded Box)
http://www.ifema.es/ferias/arco/pdfs/expbox_Cinema.pdf

Project Gentili (Joan Leandre)
http://www.projectgentili.com/exhibition_info.php?id=24&gentili_lang=en

Fabio Paris Art Gallery (Ubermorgen)
http://www.fabioparisartgallery.com/

Premio BEEP
http://www.arcomadrid.beep.es/

ARCProjects (Thomson & Craighead)
http://www.arcprojects.org/main/index.html

Galerie Fortlaan (Lawrence Malstaf )
http://www.kaaitheater.be/productie.jsp?productie=536&lang=en
Galerie Klüser (Jorinde Voigt)
http://jorindevoigt.com/blog/?cat=16

(Tang Contemporary Art) Liu Hui
http://www.artnet.com/artist/424798187/li-hui.html

Matadero Madrid
http://www.mataderomadrid.com/

Daniel Canogar, Fuegos Fatuos
http://www.danielcanogar.com/page_es/index.html

Premio VIDA 11.0
http://www.fundacion.telefonica.com/arteytecnologia/certamen_vida/index.htm

Cildo Meireles en el MACBA
http://www.macba.cat/controller.php?
p_action=show_page&pagina_id=28&inst_id=24976

Retrospectiva de Eulàlia Valldosera
http://www.museoreinasofia.es/museoreinasofia/
live/exposiciones/actuales/eulalia-valldosera.html